Los accidentes y siniestros son futuros inciertos e inesperados; unos más graves que otros, pero lo cierto es que rara vez los vemos venir. La buena noticia es que actualmente el manejo de información y la rapidez con la que esta viaja es tal, que es posible saber cómo manejarnos ante este tipo de situaciones de la mejor manera. Uno de los más recurrentes y peligrosos son los incendios, capaces de arrasar con todo a su paso. No solo suceden en campos llenos de vegetación, también en calles, avenidas, edificios y cualquier tipo de inmueble. Es por eso, que deseamos prepararte para este tipo de situación riesgosa.

A continuación, te indicaremos algunas causas comunes de incendios:

Causas naturales

No todo es color rosa en el medio ambiente. De hecho, muchas veces los accidentes más catastróficos son producidos de forma natural, y el ejemplo de esto sería la erupción de un volcán o la caída de un rayo. En este caso, el hombre no tendría absolutamente nada que ver, ni forma de preverlo. Es un hecho impredecible y por lo tanto puede poner en peligro la vida de cualquier ser vivo que se encuentre en aquel lugar. Esto es conocido como incendio forestal.

Accidentes ambientales

El descuido o la imprudencia humana, puede ser un arma peligrosa, no solo para quién comete el error, sino también para los que se hallan alrededor. En este punto se hace referencia a los distintos objetos que las personas arrojan a diario en el medio ambiente. Un ejemplo de esto serían las botellas de vidrio. Al hacerlo, muchos no se imaginan que lo que están haciendo podría generar lo que se denomina “efecto lupa”, provocando así un incendio de alta peligrosidad.

Otra situación común pero no menos riesgosa, es la de arrojar colillas encendidas, desechos sólidos o darles uso a equipos de soldaduras en lugares de alto riesgo de incendio.

La electricidad

La electricidad, así como brinda una mejor calidad de vida, también puede convertirse en la peor pesadilla para las personas. Los cortocircuitos y las sobrecargas eléctricas pueden provocar incendios en los hogares. Uno de los casos más habituales son los incendios por electricidad, suele darse en los hogares a causa de los aires acondicionados en mal estado, cortocircuitos o reparación mal ejecutada de electrodomésticos.

Chimeneas o estufas

Muchos de los accidentes por incendios son provocados por chimeneas o estufas. En el caso de la primera, esto ocurre usualmente porque el fuego de la chimenea hace contacto con muebles, alfombras y ropa, lo mismo pasa con las estufas a la hora de entrar en calor. Se recomienda tener dichos espacios libres de productos, sobre todo aquellos que sean textiles.

Accidentes domésticos

Son más frecuentes de lo que parecen, los accidentes domésticos suelen ser provocados por descuidos o negligencias dentro de la misma casa. Por ejemplo, las velas, fósforos, cargadores de teléfonos que se dejan conectados los 365 días del año o cocinas a gas, tienden a ser puntos focales de alto riesgo, si no se saben utilizar con sumo cuidado y precaución podrían ocasionar un incendio en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, en hogares con depósitos y de poca ventilación donde se almacenan: bidones de gasolina, queroseno u otros líquidos afines suelen ser muy peligrosos y de alto riesgo para la vivienda.

Consulta con un especialista de seguros, que te pueda guiar y ofrecer la mejor póliza de seguros que se adapte a tus necesidades y te cubra eventos como lo antes señalados.

Abrir chat